viernes, mayo 12

El secreto de Emmaline

viernes, mayo 12
Libro: El secreto de Emmaline
Título Original: The Secret Horses of Briar Hill
Autora: Megan Sheperd
Género: Middle-grade, fantasía
Editorial: RBA Molino / Boolino (Marzo 2017)
Año: 2016
ISBN: 978-84-272-1159-9
Páginas: 240
Puntuación: 6
Reseña: Ambientado en la Segunda Guerra Mundial en 1941, esta historia se desarrolla en el hospital Briar Hill, donde los niños enfermos conviven bajo los cuidados y atenciones de las monjas. Nuestra protagonista se llama Emmaline, una niña soñadora y escurridiza que esconde un pequeño secreto. Emmaline ve caballos alados en los espejos de Briar Hill y, aunque nadie más los ve, ella sigue confiando en su existencia e intenta ayudarlos en la medida de lo posible. 

Es innegable que la Segunda Guerra Mundial dejó una huella muy profunda y dolorosa en el mundo pero, si lo pensamos con detenimiento, para los niños de la época debió suponer un trauma y sufrimiento insuperables. Por ello, es normal encontrarnos con libros como El niño con el pijama de rayas o El diario de Anna Frank que nos llegan al corazón, ya que al estar narrados por niños es más fácil empatizar con ellos y vivir más intensamente ese dolor que les produce las horribles consecuencias de la guerra. 

El secreto de Emmaline nos traslada la visión de una niña fantasiosa, esperanzada e intuitiva frente a un panorama desolador. Es cierto que al principio puede resultar extraño que desarrollándose la historia en un hospital para niños enfermos, nuestra protagonista empiece a hablar de caballos alados y aventuras nocturnas. Quizás por ese motivo, tardé en familiarizarme con la historia y el personaje principal, ya que no distinguía la realidad de la ficción. No obstante, más avanzada la lectura, me di cuenta que este libro trata precisamente de interpretar las metáforas que arroja Emmaline a través de su relato. En ese sentido, El secreto de Emmaline me ha parecido un libro muy reflexivo, profundo y motivador que pretende transmitir mucha positividad y arrojar un poco de color a toda esa oscuridad que dejó la guerra a su paso. 

En cuanto a la fantasía, debo admitir que el secreto de Emmaline de ver caballos alados en los espejos no me parecía muy creíble desde el principio. En mi opinión, Emmaline es una niña muy imaginativa que cree fervientemente en lo que ven  sus ojos pero, desde el principio, yo me posicioné en el bando de los que no la creían. Sin desvelar el desenlace, me sorprendió gratamente cómo se resuelve la historia, ya que me pareció muy emotiva y desgarradora. 

En referencia a la historia en general, considero que es un libro que parte de una premisa bastante buena por el punto de vista tan fantasioso, fresco e inocente que aporta su protagonista. Sin embargo, a nivel de entramado me ha parecido un libro cuyo desarrollo argumental es demasiado simple. Insisto en que su punto fuerte es la riqueza de interpretaciones que esconde pero, en cuanto a complejidad en la historia, personalmente me ha parecido bastante plano y sencillo. 

Al tratarse de una novela tan corta y que se desarrolla en un hospital de evacuados, os podréis imaginar que el volumen de personajes es bastante reducido. A parte de su protagonista Emmaline, destacan principalmente su amiga Anna, Thomas y la hermana Constance. A lo largo de la historia, también aparecerán los familiares de Emmaline, aunque simplemente para contarnos su pasado y explicar la situación actual en la que se encuentran. 

Narrado en primera persona por Emmaline, nos encontramos con un libro de narrativa muy sencilla, con abundantes diálogos y lectura rápida por su corta duración. La escritura de Megan Sheperd me ha parecido muy dinámica y ligera, aunque realmente su mayor virtud son las metáforas que esconden esas frases tan ingenuas y llenas de inocencia. 

Por último, cabe destacar la edición de este libro, ya que tiene una portada muy sencilla pero sorprendentemente preciosa, ya que el caballo alado que está en la esquina superior brilla en la oscuridad. Ese detalle tan bonito, a parte de ser una monería, también me ha parecido muy acertado por la relación tan directa que guarda con la historia. 

En definitiva, El secreto de Emmaline es una novela ambientada en la Segunda Guerra Mundial que aporta un toque de fantasía y derroche de color a toda esa vorágine de oscuridad que desprende la guerra. Un rayo de luz y esperanza por parte de una niña enferma que invita a la reflexión y la interpretación sin recaer en el uso de escenas dramáticas ni lacrimógenas, simplemente ensalzando la positividad y aceptación.

4 comentarios:

Tamara López dijo...

Me gusta leer libros de esta temática, así que no lo descarto para nada.
Un beso ^^

Violeta dijo...

Hola guapa!
No soy muy dada a leer libros ambientados en la Segunda Guerra Mundial, pero siento curiosidad por este.
Gracias por la reseña!

Besotes!

Marya dijo...

Me interesa mucho eso de que esté ambientado en la Segunda Guerra Mundial así que, aunque en un principio no me llamaba demasiado, no descarto animarme. Un besote :)

Las Hermanastras de Cenicienta dijo...

Hola!
Hace mucho que no leo esta temática, y éste parece interesante. Me lo anoto
Un beso

La Estantería de Cho © 2014