sábado, agosto 8

Interregno I: El Asedio de Kendermore

sábado, agosto 8

Nombre: Interregno I: El Asedio de Kendermore
Título original: Spirit of the Wind
Autor: Chris Pierson
Género: Fantasía Epica
Mundo: Dragonlance
Editorial: Planeta DeAgostini
Año: 1998
Origen: EEUU
ISBN: 84-674-2972-0
Paginas: 373
Puntuación: 7
Reseña: El Asedio de Kendermore es el primer libro de los cinco que componen la saga Interregno que, a su vez, pertenece al conocido mundo de Dragonlace. En este libro que analizamos, ambientado en un ficticio mundo mágico y medieval, un despiadado dragón rojo llamado Malystrix amenaza con destruir todas las tierras donde habitan los kenders.

A los que no conozcan esta singular raza, los kenders son unos personajillos con 1,20 metros de altura media, normalmente alegres, aventureros, bonachones y graciosos. Sin embargo, los kenders tienen un concepto de la propiedad muy distinto que el resto de razas. Para los kenders, realmente, la propiedad no existe y frecuentemente toman todo lo que se les antoja para incluirlo en alguno de los saquillos que suelen transportar. No cogen objetos ajenos por robar cosas de valor material, simplemente, lo hacen por mera curiosidad y costumbre, pudiéndose encontrar en sus saquillos objetos de todas clases, hasta los más inútiles.

Ante el peligro en que se encuentran los kenders, deciden enviar a dos de ellos, Kronn y su hermana Catt, para pedir ayuda a otras ciudades frente al inminente enfrentamiento contra el dragón rojo. Sin embargo, debido a la fama de ladrones de los kenders, en ningún pueblo quieren ayudarlos y, menos aún, acogerlos.

Finalmente, Kronn y Catt, conseguirán llegar hasta el poblado de Solace, donde encontrarán a Riverwind, uno de los legendarios héroes de la lanza que, tiempo atrás, colaboró en la salvación del continente de Krynn frente a la dominación del ejército de los dragones. Aunque Riverwind ya tiene una edad de 60 años y, lógicamente, sus condiciones físicas no son como antaño, accede a ayudarlos, puesto que una enfermedad lo consume lentamente y prefiere morir ayudando a los demás antes que dejar que su familia vea cómo su salud empeora y se convierta en una carga.

En la justa causa por defender Kendermore, la ciudad de los kenders, también estarán Amanecer Resplandeciente, hija de Riverwind, y su pretendiente Cuervo Veloz. A lo largo del libro, este grupo correrá una gran aventura hasta llegar a Kendermore y prepararlo para la batalla. En su llegada, encontrarán una situación mucho peor de la que imaginaban pues toda la población de orcos se ha unido al dragón rojo, Malystrix, en su guerra contra los kenders, para capturarlos y esclavizarlos.

Aunque Interregno I: El asedio de Kendermore, pertenece a los libros de Dragonlance, no es necesario recurrir a títulos anteriores para disfrutar de su lectura. Por otra parte, sí que es preciso aclarar que, si los posibles lectores tienen pensado leer otras obras de Dragonlance, es recomendable que lean obras precursoras puesto que contiene grandes Spoilers a modo recordatorio donde cuentan el final de algunas sagas y la muerte de personajes veteranos y algunos de sus descendientes.

Para encuadrarla de alguna forma, entre la multitud de sagas de Dragonlance, Interregno iría después de las sagas La Guerra de Caos y Villanos de la Dragonlance.

Por otra parte, si alguien siente curiosidad por este mundo fantástico medieval que es Dragonlance y desea iniciarse en su lectura, recomendamos comenzar por la trilogía denominada Crónicas de la Dragonlance.

En nuestra opinión, Interregno I: El Asedio de Kendermore, nos ha parecido un buen libro pero con altibajos, pudiendo despertar nuestro entusiasmo e interés en varios momentos cruciales de la historia. Por lo anterior, recomendarla o no es un asunto bastante comprometido y, aunque es un libro bueno, sólo sería aconsejable para los fans de Dragonlace anhelantes de más historias.

Lo que nos más nos ha defraudado del libro es el tratamiento de la raza kender en sí, después de conocer al divertido kender Tasslehoff, en Crónicas de la Dragonlance, esperábamos un sin fin de peripecias y situaciones divertidas por parte de toda una ciudad de kenders a la que el autor podría haberle sacado más partido. En cierto modo, es comprensible que la ciudad de Kendermore no rebose en alegría por la amenaza del dragón pero, sin embargo, en el largo trayecto de Solace hasta Kendermore, el autor no aprovecha la personalidad de los hermanos kenders para arrancar las sonrisas de sus lectores.

Sin lugar a dudas si Margaret Weiss, una de las creadoras de los libros de Dragonlance, hubiese escrito esta obra se le habría sacado mayor partido. Por otra parte, el final de este primer libro es bastante bueno y las tácticas de combate que usan los kenders brillan por su originalidad.

Otras reseñas sobre libros del mundo Dragonlance:
Crónicas de la Dragonlance I: El Retorno de los Dragones
Crónicas de la Dragonlance II: La Tumba de Huma
Crónicas de la Dragonlance III: La Reina de la Oscuridad
La Forja de un Túnica Negra

2 comentarios:

Kyô dijo...

Conocía Dragonlance, pero no Interregno o.o, no parece malo pero no creo que lo lea (aunque a saber XD).
¡Saludos!

Darlantan dijo...

Tienes razón sobre éste libo, es una serie de altibajos que podrían haber estado mejor aprobechados. Eso sí, la escena del interrogatorio o el asedio en sí están la mar de bien XD.

La Estantería de Cho © 2014