viernes, abril 6

Siega

viernes, abril 6
Libro: Siega
Título original: Scythe
Saga: Arc of a Scythe #1
Autor: Neal Shusterman
Traducción: Pilar Ramírez Tello
Género: Distopía, ficción, juvenil
Editorial: Nocturna (octubre 2017)
Año: 2016
Origen: EEUU
ISBN: 978-84-16858-24-8
Páginas: 527
Puntuación: 9,5
Reseña: En un futuro distópico, los avances nos permiten vivir hasta la eternidad e incluso recuperar nuestros cuerpos tras la muerte. Una vida tan extensa supone un grave problema de superpoblación y, por ello, una serie de personas, los segadores, se encargan de establecer punto final a la vida de a quienes seleccionan para su criba. Rowan y Citra son dos jóvenes que tras un curioso encuentro con un segador, acaban siendo elegidos como aspirantes a segadores. Ninguno de los jóvenes pretendía ejercer la profesión, es cruel e injusta, pero muy pronto su mentor les mostrará la filosofía y necesidad de la muerte para sostener el sistema.

El desarrollo del libro consiste en el entrenamiento que reciben Citra y Rowan para presentarse a una prueba que los corone como segadores, pero su aprendizaje no será tan sencillo como estudiar. Se preparan para suplantar a la muerte y serán adiestrados en la lucha, uso de armas, venenos y asistirán a la criba de personas. En base a lo anterior, seremos partícipes del lado más doloroso de los segadores y comprobaremos de primera mano el daño que su trabajo provoca en su vertiente humana. Introducirnos en la vida de los segadores abre la brecha argumental de las limitaciones que supondrán para los novicios, pues además de las cribas (matar) que realizarán, estarán destinados a una vida solitaria, sin lujos, parejas ni hijos.

Como podéis deducir, la ambientación de Siega es maravillosa y de lo más original; tanto, que se trata de una distopía dentro de una utopía en sentido estricto, sin caras ocultas. Gracias a unos nanobots, los cuerpos humanos ya no conocen enfermedades ni emociones que puedan perjudicar nuestra salud. Envejecen, pero como su vida es ilimitada, cuando lo deseen reinician su contador y sus cuerpos regresan a la edad que prefieran, sin suponer un retroceso para su mente. Además de los avances relacionados con la salud en general, también destaca el Nimbo, una inteligencia artificial que conecta a todos los habitantes y vela por ellos. Bajo la tutela del Nimbo no existe el hambre, ni la pobreza y, además, mantiene a raya la delincuencia, se encarga del orden social, aconseja a sus usuarios y les ofrece lo que desean sin cometer injusticias. En mi opinión, este núcleo utópico puede estar inspirado en los ideales del sistema económico comunista, llevado a la práctica con éxito bajo el contexto de este libro. Pero en Siega no hay cabida para esta sociedad perfecta y son los propios segadores, con sus actos, quienes la corrompen.

Llegados a este punto, veo conveniente resaltar el papel que juegan los segadores pues, a lo largo del libro, aparecerán dos tipos bien diferenciados. Por una parte están los más tradicionales, de la vieja escuela, que se encargan de poner fin a la vida de las personas según unos patrones estadísticos de mortalidad o por intuir que alguien necesite morir. Dicho de otra manera, los segadores de la vieja escuela sustituyen lo mejor posible a la muerte, aunque tratando de seguir un criterio lógico y una combinación entre compasión y pasión por su trabajo. Por otra parte se encuentran los nuevos segadores con sus ideas innovadoras y polémicas, y su narcótica euforia propia de sentirse dioses les acarrearán grandes problemas al gremio y a la sociedad en su conjunto. En mi opinión, esta controversia entre segadores supone una crítica a la humanidad, pues estoy convencido que aun viviendo en una utopía, con tan solo otorgar poder a un grupo de personas, la utopía puede revertirse.

Aunque hablamos de un libro que supera las quinientas páginas, está dividido en capítulos muy cortos que invitan a su lectura. Tras cada uno, hallaremos una página totalmente negra con la fuente en blanco, correspondiente a un extracto de los diarios de los segadores. En ellos, el autor aprovecha para enfatizar el trasfondo filosófico de su obra porque no debemos olvidar que, en Siega, la muerte no es un hecho, sino que está encarnada por una serie de personas con sus puntos de vista, sentimientos, virtudes y defectos que llamarán a la reflexión sobre el lado más humano de la muerte. No es la primera vez que surgen obras en las que un humano adopta el papel de la muerte y los primeros que me vienen a la cabeza son los mangas Death Note e Ikigami, siendo este último título más cercano Siega en cuanto a la filosofía humana y presión que supone tanto para quien otorga la muerte como para quien la recibe pero, al tratarse de un libro, Siega es una obra mucho más profunda y estremecedora.

Neal Shusterman recurre a una narración en tercera persona, alternando entre los puntos de vista de sus protagonistas, Citra y Rowan. Aunque está catalogado como literatura juvenil, os aclaro que su nivel del lenguaje es excelente y hará las delicias de lectores de cualquier género literario. Además, la construcción de su argumento es ejemplar, por ser muy dinámico y ofrecer constantes giros inesperados que mantienen intrigados a sus lectores hasta el final.

La verdad es que no tengo mucho que objetar sobre Siega, solo me gustaría comentar que debido a los increíbles avances tecnológicos mencionados, he echado de menos más presencia del uso de la tecnología por parte de los protagonistas, pues tan solo utilizan ordenadores para conectarse a Nimbo (que también sustituye a lo que conocemos por Internet, pero de una forma mucho más amplia) y un móvil como medio de comunicación aparece tan sólo en una ocasión. Mi mayor crítica argumental sobre Siega, y tampoco hay que entenderlo como un factor negativo, es que si Nimbo se encarga de que todo sea perfecto, también podría establecer medidas para evitar una población masiva como, por ejemplo, limitar el número de descendencia.

Siega es una lectura obligada que gustará a todos sus lectores. Cuando pensaba que la literatura juvenil no tenía nada que ofrecerme y que tal vez no era mi género, apareció Siega para demostrarme el poder de un buen libro con independencia del género y estilos. Su argumento es increíble e interesante, manteniendo su nivel de principio a fin e hilvanado con maestría, dotado de un buen nivel de lenguaje invita a la reflexión, gracias a la vertiente filosófica que alberga sus páginas.

Otros títulos del autor:
- Desconexión (Saga Desconexión, libro 1)

11 comentarios:

Lo que esconde mi estanteria dijo...

Tengo muchas ganas de leerlo desde que lo publicarón pero no me decido, me da un poco de miedo porque es de los que o me gustan mucho o nada. Ya contaré cuando me anime.

Sorasaku dijo...

No lo conocía pero me ha llamado mucho la atención. Se ve realmente interesante y que juega mucho con la moralidad, lo que está bien y lo que está mal. Precisamente una de las cosas que más me gustaba de Death Note xD

La verdad es que sí, la naturaleza humana es tal que si viviéramos en una utopía como sea, segurísimo que acabaría en distopía con darle poder a unos pocos.

Con tu reseña me has motivado mucho a leerlo, no sé si me gustará o no, ya que tiene que tener partes durillas como cuando deciden la muerte de alguien. (Los segadores tienen que estar deshumanizados para no hundirse xD). De momento me lo apunto :D

Paola Rizo dijo...

Jo, me llamó mucho la atención cuando lo mostrásteis y ahora, tras la reseña, más aún. Tiene una pinta excelente y ver que ha gustado tanto, solo hace que tenga ganas de leerlo sí o sí.

Sigo tomando buena nota de ello.

Gracias por la reseña.

Un beso!

Sherezade dijo...

Hola guapísima!!

Me llama muchísimo la atención esta novela, ya conozco al autor por Desconexión y me gustó mucho =) Ya solo la idea me parece buena, y que tenga una dualidad de segadores que en cierto modo son una crítica, solo hace que aumenten mis ganas de leerlo =P

Espero hacerme con él pronto, Gracias por la reseña!

Muchos besitos!! =D

Marya dijo...

¡Hola! Me alegra mucho que este libro haya servido para ayudarte a recuperar la ilusión por la literatura juvenil. Yo no soy una lectora asidua de este autor pero con este me encantaría animarme. Un besote :)

Alicia dijo...

Me llama mucho la atención así que está claro que me lo apunto!
Por cierto, ¡¡¡Muchísimas felicidades!!! ;)
Besos para los cuatro!

hokis 1981 dijo...

Great post!

You have a nice blog!

Would you like to follow each other? (f4f) Please let me know on my blog with a comment! ;oD

Have a great day!

xoxo Jacqueline
www.hokis1981.com

Lecturas Drew Fields dijo...

A pesar de que todo el mundo hablar maravillas de este libro nunca me he planteado seriamente leerlo. Probablemente le acabe dando una oportunidad, pero lo haré más adelante :)

Mangrii dijo...

Tiene una pinta juvenil veraniega que se me junta con Seis de Cuervos, Warcross y la próxima Hijos de la sangre y hueso. Últimamente hay algunos títulos juveniles que me llaman algo más que antes :)

Rocío Gómez Campos dijo...

Por un lado me repele un poco que sea otra distopía juvenil, creo que ya hay demasiadas. Pero no se puede negar que la premisa inicial es interesante y que me han llamado la atención los segadores, así que lo apunto para una posible lectura.

Un beso!!

Hikaru Stark dijo...

Pues no conocía este libro, pero después de leer vuestra reseña me interesa. A mí también me está empezando a "cansar" la literatura juvenil. Me cuesta encontrar un buen libro que no esté lleno de topicazos.
A ver si Siega también me reconcilia con el género.

La Estantería de Cho © 2014