jueves, octubre 10

Crepanquine. Señalados por los dioses

jueves, octubre 10

Cómic: Crepanquine. Señalados por los dioses
Título original: Crepanquine. Señalados por los dioses
Tomos: 1 de 2
Guion: Garbunka
Dibujo: Caro Waro
Editorial España: Spaceman Project (abril 2019)
ISBN: 9788417253615
Páginas: 176 
Puntuación: 8
Reseña: Crepanquine. Señalados por los dioses de Caro Waro y Garbunka es el primer tomo de una serie de dos volúmenes. La historia de este cómic trata sobre una maldición en la que el dedo índice de las contagiadas se convierte en una varita que le otorga poderes mágicos. Los protagonistas son Rino y Xental, dos jóvenes cuyos familiares padecen la enfermedad e intentan buscar una solución para curarlas. De esta forma, ambos emprenderán un extraño viaje donde descubrirán los oscuros orígenes de esta maldición y cómo se ha propagado por la población.

Aunque a simple vista Crepanquine pueda parecer que ha tomado prestadas las varitas de Harry Potter, desde ya os avisamos que, tanto la historia como la magia, se tornan totalmente diferentes. En ese sentido, nos ha parecido muy original que los personajes de este cómic contraigan una enfermedad que consiste en crecerle una varita con poderes mágicos de su dedo. Además, el concepto de varita mágica en esta historia no es entusiasta ni divertida, sino que supone una maldición que los va consumiendo y degenerando, aparte de que la magia no es precisamente práctica ni beneficiosa, sino más bien algo repulsiva. De hecho, la mayoría de varitas tienen un aspecto repugnante, como hongos, aunque también hay otras que son más monas y tienen motivos florales.

Partiendo de una premisa muy original y novedosa, Crepanquine es un cómic con una trama que entremezcla la fantasía con magia y oscuridad. Una historia compleja en la que se profundiza sobre los orígenes de la enfermedad, a la par que sus protagonistas intentan poner fin a la pandemia que se ha extendido por la población. En nuestra opinión, la trama es muy ágil pero un poco confusa en un momento determinado, donde el ritmo se acelera para transmitirnos una historia con muchas capas y personajes. 

Crepanquine es una historia de fantasía donde priman las aventuras, magia, leyendas ancestrales y sueños. Otro elemento a destacar son las transformaciones, ya que no solo somos partícipes de cómo se convierten los dedos en varitas de lo más variopintas, sino que también vemos a personas que se convierten en auténticos monstruos.

En referencia a los personajes, debemos admitir que al principio no supimos identificar quiénes serían los protagonistas, sobre todo, porque nos chocaba bastante el perfil de Rosita para convertirse en una heroína. En cambio, Evangeline y Emxa cumplen los requisitos para postularse como los principales personajes y al final quedan relegadas a un segundo plano. No obstante, más tarde, las aguas vuelven a su cauce y nos dimos cuenta que Rino y Xental eran los encargados de soportar el peso de una misión para salvar el mundo de la terrible maldición.

Si pasamos a analizar el apartado gráfico, el dibujo es de matrícula de honor. Nos ha fascinado el estilo propio con influencias japonesas donde se aprecia un profundo respeto y admiración por la naturaleza, y hasta el enfoque de Emxa como una auténtica Idol. Por otra parte, el uso de acuarelas permite un acabado impresionante, generando unos escenarios que son una auténtica maravilla. Es un dibujo fascinante porque, aun teniendo un estilo muy definido, rompe con la monotonía y lo mismo te envuelve en sus sombríos parajes y escenas oscuras, que te deslumbra con vidrieras y flores derrochando color sin parangón.

Cuando hablamos de un cómic, solemos imaginarnos un tomo no más grande que una cuartilla de folio o incluso el formato grapa que muchos conocemos de números sueltos. Olvidad esa definición con Crepanquine porque está presentado en tapa dura, su tamaño puede ser el mismo que una enciclopedia tipo Atlas o mapamundi y, por supuesto, está a todo color. Sería un pecado que esta historia tan apasionante y este dibujo colosal no fueran editados como se merecen. Aquí podremos discernir todos los degradados de las acuarelas, maravillarnos con el contraste de luz y oscuridad, y recrearnos en lo onírico de una historia bien hilada. En adición, en sus últimas páginas podréis encontrar una historia adicional, bocetos y teorías de un personaje sobre la maldición y sus varitas.

En definitiva, Crepanquine es un cómic que nos ofrece una visión espeluznante sobre las varitas mágicas. Un primer volumen con una historia original, oscura y un dibujo impresionante.

2 comentarios:

El Rincón de Solita dijo...

Me gusta leer comic y este me ha llamado la atención.
Con mi familia siempre buscamos nuevos títulos tanto en comic(aunque generalmente compramos de superhéroes) como en manga (acá hay mas variedad para encontrar buenas historias).
Si el dibujo es de buena factura otro punto a favor para buscar los tomos. Pensé que era un manga por el dibujo de la portada, pero tú aclaras en la reseña que tiene influencias japonesas y ya la portada lo demuestra.
Saludos

Atrapada dijo...

Es un género que siempre quiero leer y al final se interponen otras lecturas y lo cierto es que he leído muy muy poco. Estos pintan genial.

Besos =)

La Estantería de Cho © 2014